Los sueños lúcidos: ¿puedes controlar lo que haces mientras duermes?

Volar, atravesar océanos, marcar un gol en un mundial o viajar a una isla desierta con tu ídolo. ¿Alguna vez pensaste en ser capaz de controlar tus propios sueños?


Algunos científicos aseguran que es posible.

Los sueños lúcidos son la habilidad de ser consciente de que estás soñando. En algunos casos puedes llegar a controlarlos y elegir lo que experimentas mientras duermes, le contó el psicólogo social Ian Wallace.

La ciencia ha investigado por años este fenómeno, cuyos primeros escritos datan de principios del siglo XX con la británica Mary Arnold-Forster como una de las primeras en hablar de la capacidad de guiar nuestro subconsciente cuando dormimos.

El interés por esta técnica llega hasta nuestros días con escuelas y facultades dedicadas al estudio del sueño. Uno de los investigadores más relevantes es Stephen LaBerge, un psicoanalista estadounidense y gurú del sueño lúcido que reivindica los beneficios de esta técnica.

Los sueños lúcidos tienen lugar durante la fase REM de nuestro descanso, la más profunda de los 5 ciclos que generalmente componen el sueño.

Los defensores de la existencia de estos sueños sugieren que, si dominas la técnica, puedes tomar el control de tus viajes cuando no estás despierto y hacer lo que desees.

Los detractores, sin embargo, apuntan a que una mayor conciencia de que estás soñando no te da la opción de elegir y dirigir lo que haces.

Señales

La primera condición que debe darse para tener un sueño lúcido es que has de "ser consciente de que estás soñando", relató Wallace.

"Busca algo que te dé alguna pista de que esto es un sueño, como algo que esté fuera de contexto o que te parezca raro", puntualizó.

Una vez la identificaste lo que tienes que hacer es comenzar a tomar decisiones, aseguró el psicólogo.

"Si es un sueño en el que vuelas, entonces decides, por ejemplo, el destino y la mejor ruta que debes agarrar".

Además existen otras señales que pueden indicarte que estás soñando, según expertos como Arnold-Fosrter o LeBerge.

  • Excitación: te das cuenta de que no eres un simple observador sino que puedes guiar el transcurso del sueño.
  • Agudización de los sentidos: los colores se ven más brillantes y los sonidos se oyen más claramente.
  • Atención al detalle: ves las cosas que pasan son mucha más precisión y enfoque.
  • Mayor percepción: la conciencia periférica se expande, por lo que te sientes mucho más consciente de lo que sucede a tu alrededor que en un sueño normal.

  • ¿Quieres intentarlo?

La Universidad de Lincoln llevó a cabo una investigación que sugería que estar a cargo de nuestros sueños podría hacernos también más creativos y perspicaces cuando estamos despiertos.

Un estudio en Alemania de la Universidad de Goethe y la de Bonn (en conjunto con otras universidades del país) certificó que al menos un 60% de la población sueña de forma lúcida una vez en su vida.

Categorias:
Películas similares